Millennials: una razón para independizarse.

Sabemos que mudarnos por primera vez despierta en la mente de todos cientos de ideas, sueños, esperanzas y también miedos.

La realidad es que a pesar de todo, difícilmente podremos estar preparados para todas las nuevos retos que el vivir solo representa; sin embargo si logramos prevenirnos podremos salir adelante de una manera sencilla y así adaptarnos mejor a la independencia.

Aquí te decimos cómo lograr mudarte por primera vez y no fallar en el intento.

Decídete.

El paso más importante y por lo tanto el que requiere más tiempo para analizar.

La decisión de independizarse y comenzar a vivir solo no es algo que se debe tomar a la ligera; antes de planteártelo, asegura que no lo estás haciendo por alguna discusión o incomodidad en el hogar donde actualmente te encuentras, por presión social, por aventura o por curiosidad.

Comenzar a vivir solo es una de las etapas que cambiarán el rumbo no sólo de tu vida, también de la persona que ahora eres, acercándote cada vez más al mundo de la responsabilidad, brindándote mayor seguridad en ti mismo, madurez y actitud ante la vida.

¡Es un cambio de 380 grados!

Entonces discute primero contigo mismo esta decisión, sus ventajas, desventajas, por qué lo necesitas, ¿lo necesitas realmente? ¿Qué pasará si fracasas? ¿Cuál sería el peor escenario y cómo podrías enfrentarlo tú solo?

Después y una vez tomada la decisión, compártela con quienes vivas actualmente; aunque dudes de su reacción; puede ser que a ellos les parezca adecuado o también puede ser que consideren que es la peor idea.

Sin embargo tener a personas que ya han pasado por esta experiencia te puede ayudar a tener mayor claridad de las cosas, te pueden dar consejos que difícilmente hubieras visto por ti mismo y el apoyo que tendrás siempre será un impulso enorme al comenzar a independizarte.

Así que intenta llegar a un acuerdo con ellos si tu decisión no los convence del todo, expón tus planes y tus necesidades, procura que ambos salgan conformes con el resultado final.

Ahorra.

Con frecuencia ocurre que teniendo luz verde en la mente, la necesidad de salir al mundo a comenzar a vivir solo resulta cada vez más urgente.

Pero mudarnos sin planear todo antes, siempre será una mala jugada; esto pasa porque a pesar de nuestra actitud y las buenas intenciones que tengamos, existen muchas situaciones que no podemos controlar, que nos toman de imprevisto y que tan solo podemos solucionar si previamente nos prevenimos.

Por eso tener un trabajo estable y comenzar a ahorrar antes de mudarnos, es esencial para tener éxito y no regresar a casa de nuestros tutores después de dos o tres meses.

Ahorra para tener el alquiler resuelto de al menos tres meses; esto nos puede ayudar si por algún motivo nos quedamos sin trabajo o si los primeros meses aún no sabemos administrar el dinero correctamente y nos quedamos sin fondos para la renta.

Puedes también tener otra cantidad destinada únicamente a emergencias, una cantidad relativamente menor al ahorro que representan tres rentas, sin embargo necesaria para salir de apuros o gastos sorpresa (créenos suele pasar).

Si no tienes idea de cómo comenzar a ahorrar Carlos Ramírez, presidente de la CONSAR, nos recomienda realizar cambios pequeños desde el hogar para comenzar a generar el hábito de ahorrar.

Según él, se puede comenzar a ahorrar guardando el cambio de compras que hagamos en una alcancía, una vez acumulado una cantidad pequeña pero que frecuentemente no conseguimos tan fácil, la transferimos a una cuenta de ahorro y posteriormente a un banco que nos de intereses.

También cada retribución, bono o pago extra en tu trabajo puedes depositarlo en la misma cuenta, así notarás poco a poco como la suma comenzará a incrementar sin afectar tus gastos diarios.

Busca opciones.

Sí ya tienes un límite considerado a gastar en la renta de tu nuevo hogar, entonces busca opciones que no salgan de ese límite.

Considera un hogar que este ubicado céntricamente hacia zonas que cubran tus necesidades básicas, de diversión y de tu trabajo.

Así no gastarás de más en el transporte o gasolina a tu trabajo o a sitios de interés.

Prepárate para recorrer muchos lugares.

Te recomendamos apartar entre 3 y 4 fines de semana exclusivamente para visitar y atender citar con inmobiliarias para considerar ofertas; también puedes conocer más a fondo la opción de tener un rommie.

Finalmente asegúrate que el nuevo hogar tenga todo en orden y al ser tu primer mudanza y por prevención pide a alguien con experiencia (como un familiar) o a alguien que recientemente se haya mudado de casa, que te acompañe en estas entrevistas, para asesorarte o ayudarte en todo el proceso que requieras.

Recuerda que ellos ya lo han hecho antes.

Múdate.

Finalmente con todos los gastos planeados, la casa elegida y bien prevenido ante cualquier problema que se pudiera presentar en el futuro, ¡es momento de mudarte!

Recuerda tomar esta etapa como una oportunidad de crecimiento personal y profesional, nunca dudes en solicitar ayuda a familiares o amigos que ya han pasado por lo mismo antes, y solicita tu servicio de mudanzas con los mejores para que tu proceso hacia el cambio sea lo más rápido y eficiente posible.

 

Share Button

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *