mudanza y sus errores más comunes, ¡evítalos!

Cuando pensamos en una mudanza de casa u oficina, las ideas alrededor de esta nueva aventura surgen, sin embargo al dejarnos emocionar por todo esto, el tiempo previo al día de la mudanza se va consumiendo y entonces cuando por fin llega, nos toma por sorpresa, no estamos preparados y el caos ocurre, haciéndonos cometer errores y fallar ante algo que siempre tuvo solución.

Es por eso que deteniéndonos a planear un poco y si estas previo a un día de mudanza, revisemos los errores más comunes y cómo fácilmente podemos evitarlos:

La organización.

Resulta más normal de lo que creemos que al escuchar la palabra «organización» la pereza nos invada, no eres el único al que le resulta insoportable pensar en la organización (de lo que sea) porque sabemos que eventualmente cualquier organización exige un esfuerzo extra de nuestra parte y mucha fuerza de voluntad para no perder la cabeza.

Sin embargo, y aunque cueste trabajo creerlo, existen maneras sencillas para ser organizados en el proceso de mudanza sin involucrarnos de lleno sólo a este proyecto y sin que todo sea tedioso.

La clave es el tiempo; tomar de tres a cuatro semanas antes de la mudanza para comenzar a empacar todo hará que sepamos priorizar mejor nuestras pertenencias y que además ubiquemos perfectamente donde está todo.

Comienza por secciones, un día empaca todo lo que se encuentra en tu baño, en cajas de diferentes tamaños (las grandes para toallas y juegos de baño, y las pequeñas para artículos de uso cotidiano) y marca con palabras clave o frases en tu propio código (ya sé a veces somos muy raros y sólo nosotros nos entendemos) todo lo que se encuentra dentro de ellas.

Dentro de cada caja clave guarda sólo objetos similares, otro día empaca todo lo que se haya en tu habitación, al siguiente lo que hay en tu sala y así consecutivamente, también se vale dividir el empaquetado de un área en dos días si es que son muchas cosas.

La idea es dar de 1 a 2 horas como máximo a empacar por día, a ser muy meticulosos en ese tiempo sobre lo que estamos guardando y a marcar todo; solo son dos horas, pongamos el cronómetro, nuestra canción o serie favorita y te aseguro que te sorprenderás con lo rápido que se pasa el tiempo.

Prioriza.

Una vez empezada la tarea de empacar, prevé entre 3 o 4 cajas o mochilas de fácil acceso (incluso puedes nombrarlas así) con utensilios que sean de uso básico personal (cosas como jabón, pasta dental, loción/perfume, colchas, cargadores, todo aquello que consideres necesario de forma inmediata) esto te solucionara la vida llegando a tu nueva casa.

Desecha.

Aunque a veces queremos llevarnos hasta las astillas de los muebles que teníamos en nuestra antigua casa porque tienen un valor sentimental fuertísimo para nosotros, lo ideal es comenzar a identificar las cosas que ya no serán útiles en este nuevo hogar (por muy cruel que eso pueda llegar a ser).

Así que si durante el empacado de la habitación nos encontramos con nuestros outfits ochenteros que amamos pero que ya abarcan más de la mitad de nuestro clóset, nos reencontramos con ese cobertor de tigre o caballo que compramos en un viaje pero hace años no usamos, o damos por fin con la misteriosa ubicación de ese sartén que nos obsequiaron; lo mejor sería desecharlos o donar lo que consideremos en buen estado.

Anticipa lo que requiera más tiempo.

Muchas veces nos concentramos tanto en empacar que pasamos por alto que algunos aparatos requieren un tratamiento previo a la mudanza, (el refrigerador necesita descongelar la nevera para poder ser trasladado) por lo tanto siempre debemos identificar estos aparatos previamente para poder transportarlos sin problemas.

Conoce tus posibilidades.

Finalmente ya sea que tu mudanza es de hogar u oficina, debes conocer las diversas opciones con las que cuentas en cada caso y elegir la que mejor se adapte a tus necesidades y comodidades, recuerda que algunas empresas de mudanza ofrecen volado de muebles (para los que vivimos más cerquita del cielo y tenemos muebles de más de una tonelada), existen las que emplayan muebles evitando así que se rompan o maltraten, también las que en el proceso desarman tus muebles y los vuelven a montar en tu nueva casa, y un sin fin de servicios más que podemos elegir y adaptar a nuestro cambio.

 

 

 

Share Button

3 comentarios

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *