¿Cómo empacar zapatos en una mudanza?

Seas mujer, hombre, niño, niña, adulto mayor, sabemos que todos al mudarnos cargamos con la misma preocupación, ¿cómo voy a empacar mis zapatos?

Y es que aunque la mayoría de las veces tenemos más de los que necesitamos, la realidad es que a todos los queremos por igual, los usemos o no y solo pensar que pueden sufrir algún daño durante el traslado nos horroriza.

Es por eso que aquí te decimos cuales son las mejores maneras de empacar tus zapatos para que lleguen tal y como los tienes ahora, protegidos desde que los empacas hasta que conocen tu nuevo hogar.

Separa

Durante la mudanza, siempre pasa que encontramos tesoros perdidos de hace mucho tiempo y también muchos otros que ya no son tan tesoros como lo fueron en su momento.

Es sentimentalismo, lo entendemos; muchas veces conservamos zapatos porque fueron los que nos obsequió esa persona especial, porque fueron nuestros compañeros en alguna aventura épica o porque simplemente nos recuerdan un momento o lugar memorable.

Es válido y completamente normal, sin embargo siempre debemos ver a nuestra mudanza como una oportunidad para renovarnos y de paso por qué no, ayudar a otros.

Separa tus zapatos por tres categorías:

  • Tirar (aquellos que se encuentren muy gastados o necesiten bastantes reparaciones para volver a usarse).
  • Donar (todos los zapatos que ya no uses y se encuentren en buen estado, pregúntate ¿Me los he puesto e los últimos seis meses? si tu respuesta fue no, es momento de donarlos y ayudar a quienes más lo necesiten)
  • Conservar (dentro de esta clasificación estarán todos los zapatos que usas regularmente, si lo crees necesario puedes sub separarlos por delicados, rudos y de cuidado normal, así sabrás a qué pares de zapatos dedicarles protección extra)

Lavar

Así es, por muchos zapatos que tengas, con diferentes telas, texturas o colores ¡ya no hay pretextos! Comenzarás una nueva etapa en tu vida y sea cual sea la razón lo mejor es responder con la mejor actitud para obtener resultados positivos.

Así que agenda un fin de semana y comienza con la limpieza de todos tus zapatos; será un tanto tedioso, pero una vez mudado verás que el esfuerzo valió la pena.

Lavar tus zapatos antes de ser empacados, evitará que conserven malos olores, polvo, o suciedad durante el recorrido a tu nuevo hogar, además de que podrás empacarlos con la ropa sin miedo a que ensucien tus pertenencias.

Rellenar

Es muy importante saber que en su mayoría los zapatos suelen sufrir daños o deformaciones en su estado durante el traslado de una mudanza.

Esto se debe a que generalmente son mal empacados; para evitarlo entre otras cosas, primero debemos rellenarlos.

A todos tus zapatos (flats, tenis, botas, mocasines, tacones, pantunflas) colócales un relleno en su interior, este relleno puede variar desde periódico corrugado, toallas de mano enrolladas, bolsas de plástico desechables, hasta objetos pequeños como botellas pequeñas.

Puedes rellenarlo con aquello que tú consideres útil para no perder su forma original.

Empacar nuestros zapatos

Finalmente y una vez que todos nuestros zapatos han sido clasificados, lavados y rellenados, es momento de empacarlos.

Para mayor protección de tus zapatos y seguridad en tus demás cosas, es recomendable envolver cada par en un gorro para baño (si ese que usamos en el cabello mientras nos duchamos), en una blusa o playera (preferentemente de tirantes aunque cualquiera funciona; coloca tus zapatos entre la blusa y asegura con un nudo en la parte superior o sea donde sale nuestra cabeza y brazos, y en la parte inferior, es decir donde termina la blusa) o en su defecto en una bolsa desechable (las que nos dan en el supermercado funcionan genial, solo asegúrate de ajustar lo bastante el nudo para que no exista aire atrapado).

Una vez hecho lo anterior, nosotros recomendamos tres formas para empacar zapatos; te las explicamos todas para que elijas la que mejor se adapte a ti; te aseguramos que cada una es igual de fácil y segura que la anterior. ¡No habrá riesgos!

  • Maletas: Si prefieres empacar tus zapatos en maletas, puedes hacerlo de dos maneras. Con ropa; debes colocar una capa de ropa al fondo de la maleta, luego empacas tus zapatos y finalmente pones otra capa de ropa al principio de la maleta. Este método dará a tus zapatos una protección extra ya que las dos capas asegurarán su posición y difícilmente habrá accidentes. La otra manera es apartar una maleta exclusiva para empacar zapatos, de esta forma podrás guardar más zapatos y tu ropa no se desacomodará en su interior.

    Esta manera de empacar es ideal para zapatos muy delicados o para personas demasiado detallistas.

  • Cajas: Si decides empacar tus zapatos en cajas, recuerda comprar cajas pequeñas, y dentro de ellas coloca máximo 5 pares, as´´i no sufrirán daños; también puedes guardarlos en cajas de plástico individuales o en las de cartón donde generalmente vienen empacados cuando los compramos (si aún tienes estas cajas es momento de volver usarlas, de igual forma en algunos zapatos se da el caso que al comprarlos son protegidos con tipo de papel corrugado, recuerda que puedes utilizar ese papel para rellenarlos).

    Esta manera de empacar es ideal para tener todo mucho más organizado, cada zapato tendrá su empaque y su nombre.

  • Burrito de zapatos: Consigue varios pliegos de papel estraza o pide en alguna tortillería que te vendan varios metros del papel que usan para envolver; coloca el par de zapatos en el centro y enrolla como un burrito, asegura el rollo con cinta adhesiva, luego dobla las esquinas nuevamente hacia el centro y vuelve a asegurar con más cinta. Haz lo mismo con cada par de zapatos. Después de que hayas formado varios burritos puedes guardarlos en cajas grandes o maletas.

En Mejores Mudanzas estamos seguros que la atención a los detalles siempre es importante, ¡tus zapatos nunca son la excepción! Dales el cuidado que se merecen y disfruta el proceso hacia tu nuevo destino.

Share Button

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *